Rita la Salvaje

Rita la Salvaje
Rita la Salvaje, uno de los personajes mas recordados de Pichincha

Quien vivió o recorrió Pichincha en la segunda mitad del siglo pasado, seguramente vio u oyó hablar de Rita la Salvaje. Quien no, seguramente conoce su leyenda. Cautivó durante casi tres décadas al público de todo el interior del país y muy especialmente al de Rosario con sus famosos números de streaptease a los que llevaba hasta sus últimas consecuencias, desnudándose totalmente a la vista del público en cabarets locales. 

Sus comienzos

Nació bajo el nombre de Juana González un 15 de junio de 1927, en Isla Maciel (Buenos Aires) pero creció en Avellaneda,. Se vislumbra que tuvo una difícil niñez; aunque asegura que comenzó su oficio por vocación propia. Cuenta que huyó de su casa cuando tenía 16 o 17 años. Supo a través de una amiga sobre un aviso del diario en el que buscaban dos chicas para bailar. Ambas juntaron coraje y se presentaron.

Comenzó en el Tetuán, en Santa Fe al 1500. Buscaban una chica con buen cuerpo para bailar. Empezó con mambo, afro cubano, caravanas, árabes con pañuelos en la cabeza. Al principio lo hacía en deshabillé, pero luego le sugirieron que mostrara más. «Lo mío era el stritís» afirma. Así se jugó a bailar totalmente desnuda. La gente se volvía loca, aplaudía hasta quedarse sin manos. «Fui la primera que se desnudó en la Argentina y en el extranjero» Iba por las mesas con un perfumero lanzando perfume y de a poco se quitaba las prendas, corpiño, trusa, y quedando en bombachita chiquita que luego también se quitaba.

Antes de caer en los típicos prejuicios, asegura que nunca se entregó por dinero. Se enorgullece de su conducta intachable, y su discreción. Nunca cobró porque le eneseñaron que si cobra, Dios la castigará. No era un comercio. «En Rosario nadie puede decir yo me acosté con esa mujer» afirma. No se considera virgen santa, si le agradaba un hombre, sabía donde mandarlo para que nadie lo viera. Mas tarde iba ella. Nunca estuvo presa, ni la censuraron; nunca se metió con los curas.

Le enseñaron a hablar con el público, a hacer chistes, a decir porquerías. «Hablaba malas palabras también, a veces me decían alguna cosa y es contestaba que Le chuparan un huevo» sin maldad. se mataban de risa. A veces Le decían que se desnude. Ella contestaba: ¿qué me querés ver, la cuchufleta?, ya me las vas a ver.

Rita en Pichincha

El nombre de Rita la Salvaje surge de sus viajes. Una vez que viajó a Chile, se presentó con el nombre de Rita Day, porque según afirma ella misma, se parecía a Rita Hayworth. La Salvaje se sumó en un posterior viaje a Brasil en ocasión de un baile afrocubano el locutor comentó «que salvaje». Tuvo oportunidad de viajar por Venezuela, Nicaragua y hasta Panamá.

Una vez instalada en rosario, durante los años 50 y 60 todos los días hacía sus presentaciones, llenando el lugar de bote a bote. Primero en el Teatro Casino y luego en el Rendez Vous (en el bajo de Rosario). Los que la vieron aseguran que imponía respeto en una época en que Pichincha ya era un recuerdo, porque los años más intensos de prostitución y rufianismo habían terminado, pero todavía no llegaban a la categoría de mito.

En cuanto se le pregunta por sus amores, siempre afirma que su deber era mantener la discreción. Amores tuvo dos: uno en Tucumán y el otro en Córdoba, y en ambos casos le tocó ser la otra. «Cuando me enteré de la traición del Turco, fui a la iglesia y me arrodillé llorando. Jesús de Nazareth, no hagas que me enamore más de nadies» (SIC) Afirma que cuando salió de la iglesia, ya se había olvidado del tipo. Luego se enamoró de un tipo que estaba comprometido, y nuevamente un pedido a Dios logró que a los dos días esté bailando tranquila nuevamente.

El caramelito y el ventilador

«Siempre fui figura: tenía un cuerpo que mamma mia» El encanta rememorar sus épocas de diva. «un cuerpo y unas tetas» Todo lo hice sola. En sus shows había dos números que hacían delirar al público. Uno se llamaba el caramelito: Primero de una canastita comenzaba a tirar caramelos a los presentes «así endulzamos un poco» Se colocaba un caramelo entre sus pechos y otro «ahí abajo, colgando de una tirita» y preguntaba quien se anima a sacarlo. Se arrodillaban y trataban de arrancarlo con la boca. Nunca la lastimaron ni la tocaban. Solo le sacaban el caramelo, lo pelaban y se lo comían.

El otro sketch fue el ventilador humano. Consistía en cubrir un pezón con tiritas de los colores de Rosario Central, y el otro con tiritas de los colores de Newell’s Old Boys. Movía los pechos uno para cada lado haciendo girar los flecos colgados. El que primero paraba de girar era el equipo perdedor. Dicen que Newell’s Old Boys nunca logró ganar.

Era feliz, feliz y viendo a la gente mas feliz todavía» afirma en una entrevista reciente. «A mi me encantaba. Si volviera a nacer haría lo mismo» «Me llaman la salvaje porque soy terrible en cuestiones del amor, me llaman la salvaje porque tengo el cuerpo llenito de calor. Salvaje mis caricias, mis abrazos, salvajes mis momentos de pasión, salvajes pero llenos de ternura los besos que a los hombres yo les doy» era el tema que cantaba.

Cuenta con orgullo que algunos de sus clientes fueron el Polaco Goyeneche, que por lo menos le sacó tres veces el caramelito; y también Piazzolla terminó un show tocando Adios Nonino en un bandoneón, al lado de una Rita totalmente desnuda. El mono Gatica también presenció sus shows. Si hasta los artitas que venían de gira desde Buenos Aires pedían de ver sus shows.

Su retiro y su oscura época

A partir de 1980 con el regreso de la democracia comienza a nacer como leyenda. La cultura de la ciudad le rindió muchos homenajes, con canciones, obras de teatro y hasta revistas que la recordaron. Sin embargo, los mismos años 80 fueron los peores para Juana. Había corrido el rumor que había fallecido, y le robaron todas sus pertenencias. Sin embargo, estuvo por casi 10 años internada en el hospital neuropsiquiátrico Agudo Avila. Siempre recuerda a Enrique «Quique» Llopis como su salvador (ex secretario de cultura de Rosario). En este momento se mantiene con una jubilación y ayuda oficial.

También comenta estuvo embarazada, pero decidió abortar.«Quedé en estado y me lo tuve que sacar porque estaba trabajando. Me dolió mucho, lloré mucho, pero no llegué a las tres semanas. Me lo saqué enseguida, porque empecé a arrojar y a arrojar (es su forma de decir vomitar), y me lo saqué. Por el cuerpo, mirá si quedaba con una panza así o con una cintura así, me moría. Lo sentí muchísimo y le pedí a Dios cincuenta mil veces, y le pido siempre que me perdone. Pero dios sabe que lo tenía que hacer y Jesús sabe que lo tuve que hacer porque si no qué sería, qué sería»

Rita la salvaje, hoy

Rita está orgullosa de su hogar, aunque añora el departamento en el que vivió hasta hace dos años. Se enojó con un periodista que fue despectivo con su casa. “¿No puso que tengo todo, un televisor a color, una heladera, un ventilador de lo mejor?”, dice y señala sus pertenencias, las que le aseguran el módico bienestar que necesita. En el año 2005 la actriz y cantante Emme (hija de Lito Vitale) protagonizó un musical sobre parte de su vida. Allí comenzó a redescubrirse su leyenda. Varios reportajes se le hicieron para los diarios y la televisón. Algunos de ellos están en partes transcriptos aquí mismo.

Solo resta decir una cosa. Rita se siente una sobreviviente, y cuando se le pregunta sobre sus amigas, compañeras de la época del cabaret, solo atina a responder: La única que queda soy yo.

VÍA | Wikipieda – La enciclopedia libre

VÍA | Sonia Tessa – Pagina 12 web – 09 de agosto de 2005

VÍA | Clarin.com – 30 de junio de 2005

VÍA | La Capital 1867 – 2007 – Suplemento 140º aniversario

16 comentarios

  • Hugo dice:

    Gracias Rita por los momentos felices que pase en mi juventud viendo tus espectaculos

  • Mary dice:

    Como me gustaria conocerte !!!! y hablar de aquellos tiempos

  • Ma del Carmen dice:

    No la conocí pero me intereso siempre su historia. Me encantaría poder saber que ha sido su vida.

  • Héctor dice:

    Qué historia! Fue una grande esta Rita. Me hubiera gustado conocerla y pedirle que cuente sus secretitos. Un libro de 1000 páginas sería insuficiente. Grande Rita! Qué época linda me perdí…

  • Ana María dice:

    Rita me encantaría hablar con vos. Quisiera preguntarte cosas y pasarlo bien. Contestame si puede ser , vivo en Puerto San Martín , chauu besos te admiro!!!!!!!!!!!!

  • Gonzalo dice:

    La verdad que estoy muy contento de enterarme tanta historia pintorezca de mi ciudad.

  • Pier el belga dice:

    conoci a rita en 1972 en un cabaret de Rosario.
    No se puede olvidar un tal momento.
    Era magnifica

  • Patricia dice:

    Conocí a Rita en el año 1984, vivía en la misma pension que yo en la calle Richieri 73 del Barrio Pichincha, era una señora amable y educada, no se daba muchos con los vecinos, despues el comentario dentro de la pensión era que se habia enfermado y un buen dia la vinieron a buscar para internarla y se la llevaron con chaleco de fuerza, nos dio mucha pena.

  • Dr. Eduardo P. Demarchi dice:

    “Rita la Salvaje”, una grande de Rosario. ¿Quién no la conoció en sus shows?. Aún recuerdo cuando la veía en el cabaret Copacabana, en Av. Rivadavia frente al parque y a los galpones de la Estación Rosario Norte. Eran comienzos de la década de los 70, y Yo no tenía ni 20 años. Eran también los tiempos de “Lili Bonet, una vedette argentina”, como decía su anunciador. Extraño mi juventud, extraño a mi querida ciudad de Rosario, extraño su gente, sus calles, su río Paraná, su futbol … y por supuesto a mis amigos … Eduardo. Sierras de Córdoba. Argentina.

  • Sergio dice:

    Recuerdo, que vivia en una pension de calle San Martin entre calles Tucuman y Catamarca, ella o sea Rita la salvaje tenía una pieza cercana a la mia, una Sra muy coqueta y distinguida, se merece todo el respeto y admiracion de un Rosario.

  • Sonia dice:

    Necesito ubicar a Rita, agradezco si alguien tiene ese dato. Gracias.

  • Androcles dice:

    Rita, para nosotros los rosarinos de las décadas 50 y 60, se instaló en el imaginario juvenil, como un mito arrasador que pervive en el tiempo en el viejo barrio de Pichincha, cercano a Rosario Norte, desembocando Ricchieri casi encima del bajo nivel Blanco Encalada. El negro Olmedo puso de relieve la zona para todo el país.

  • Víctor R. Oliva dice:

    Necesitaría saber si Rita “La salvaje” esta viva. Si lo está, en que lugar se la encontraria, para conversar un rato con ella. Un viejo admirador suyo.

  • María Fernanda dice:

    Hace unos días vi un video de youtube, buscando música para uno mis proyectos. Allí di con un reportaje que le habían hecho a Rita. Me apené mucho. Ella misma decía lo mal que la estaba pasando.

    En ese momento vivía de la caridad de una vecina que tenía un quiosco. No se si es verdad que la estan ayudando tampoco a ese momento cobraba jubilación alguna. No se, pareciera que la vida se toma revancha de los que la vivieron plenemente haciendo lo que les gustaba hacer. Ya pasó con otros personajes del mundo del espectáculo y el deportivo, no? Qué nos pasa? por qué no cuidamos lo nuestro? Besos.

  • celeste dice:

    no lo puedo creer, hoy, yendo a visitar a una tía de mi marido que está en un geriátrico de calle pueyrredón al 300, me enteré que rita tambien está viviendo allí….la ví bastante viejita y muy sorda…yo no la conocía pero por fotos que ví de ella era muy linda….pero bueno hay que pensar que tiene 87años!!!!!

  • Rodolfo bono dice:

    Con 22 años comence a trabajar en el rendez vous .con mi grupo…y ahi conoci a Rita …..fuimos compañeros de trabajo durante 8 años …luego en el Panamercano y telarañas…lo que puedo decir es que no solo era una gran artista sino tambien un gran ser humano….me aconsejo de entrada de como comportarse en ese medio y me sirvio para manejarme en la vida…….hay muchas acnedotas para contar ….lo unico que puedo decir es que por defender a los compañeros de trabajo tuvo mas de un inconveniente grave…..hoy ya no esta pero fuese una grande ….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la siguiente cuenta *