Vecinos en alerta

Suciedad en el Barrio
Los fines de semanas las calles de Pichincha amanecen de esta manera.

Una vez mas los vecinos de Pichincha nos encontramos en alerta. En esta oportunidad, nos convoca el proyecto de modificación de la llamada ordenanza de nocturnidad que regula la actividad nocturna en la ciudad. El proyecto incide (afecta) directamente al Barrio Pichincha, porque en él se encuentran instalados numerosos locales ya habilitados y abre las puertas para que muchos más puedan incorporar actividad bailable. 

Comenta el Diario La Capital que las comisiones de Gobierno, Planeamiento y Salud están ajustando los detalles finales, con aspiraciones que la ordenanza sea aprobada en los próximos días. También comentan que han participado de las reuniones previas, empresarios de la noche, dueño de bares y restaurantes, colectivos de jóvenes y vecinos. El mismo portal de noticias del Concejo Municipal da cuenta de este hecho.

El foco está puesto en que -al entender de los vecinos- no sólo no soluciona la habitual problemática de ruidos molestos, corridas y suciedad, sino que lo profundiza. El proyecto de ordenanza, crea genéricamente el rubro de “Bares y/o Restaurantes con Difusión Musical, Espectáculo y/o Baile” sin distinguir claramente si incorpora o no actividad bailable. La distinción se hace al momento de solicitar la habilitación del local con una simple presentación de una memoria descriptiva donde se indique cuál o cuáles actividades (difusión musical, espectáculo teatral u otro tipo de actividad cultural; bailable) serán desarrolladas. Al momento de obtener la habilitación; por ejemplo, se entregarán una declaración jurada donde se acredite que se cumplen los requisitos que exige la normativa respecto a la insonorización, los planos de uso correspondientes, a los efectos de garantizar las condiciones de evacuación y otras medidas de seguridad.

Sin embargo, los impulsores del proyecto afiman que «Levantamos las exigencias de insonorización y seguridad con el permiso para un doble plano de uso; si se quiere poner una pista de baile en un bar tiene que contar con la insonorización idéntica a un boliche. Además todos los que quieran pasar música deben cerrar a las 5. Estamos simplificando. Se plantean un formulario de inspección para cada rubro y licencia específico que evitará la discrecionalidad del inspector, porque lo hace más objetivo» en el Diario La Capital.

La realidad es que los vecinos del barrio están hartos de no poder dormir; y ven en este proyecto, un retroceso. Así, por ejemplo, las innumerables cervecerías que hay instaladas en el barrio podrán transformarse en boliches encubiertos de un día para el otro. A esto, se le suma la falta de controles, y la nula respuesta de las dependencias estatales (GUM, policía, Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana) acerca del estricto cumplimiento de la normativa vigente.

«Nos comprometimos a garantizar las condiciones de insonorización e infraestructura de estos negocios para, justamente, evitar estos problemas» declaró la concejal María Eugenia Schmuck, en el Diario La Capital; como impulsora del proyecto. Sin embargo, a los vecinos no les convencen estas promesas.

Los vecinos han habilitado distintos medios de contacto para visibilizar estas problemáticas. Han creado una cuenta de Facebook y de Twitter para intercambiar ideas, opiniones y fundamentalmente definir acciones conjuntas que sea beneficiosa para todo el barrio, siempre en el marco de la cordialidad y el respeto. Se los invita a participar activamente, a invitar a los demás vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *