Mercado Retro La Huella

Mercado Retro La Huella
Funciona todos los fines de semana en en corazón de Pichincha

La Huella consiste en un mercado de objetos de uso cotidiano, cuya característica principal es la de tener más de 25 años de antigüedad, del que participan 70 puestos. Este proyecto conlleva una serie de aspectos positivos que es importante destacar. 

Toda la propuesta se concreta con un costo insignificante, ya que se utilizan elementos con los que contaba la Municipalidad en sus depósitos (como luminarias históricas rescatadas de las viejas plazas de la ciudad y bancos antiguos, procedentes de diversos sitios públicos, entre otros).

El proyecto, creado en el año 2002, ha contado, además, con el aporte y creatividad del personal municipal de distintas secretarías; el área de Parques y Paseos forestó el sector y renovó los canteros; intervinieron también la repartición de Arquitectura, de las secretarías de Obras Públicas y de Planeamiento; Alumbrado Público; Ingeniería de Tránsito; Conservación de Edificios, Equipo de Restauradores y Cultura y Educación. Además, se instaló un mástil, cuya base es de fines del siglo XIX, donado especialmente a este emprendimiento por el Monumento a la Bandera, en el que se enarbolará la bandera nacional.

El mercado permite recuperar parte de la memoria de la ciudad, en un paseo que es un éxito turístico en distintas ciudades del mundo, sin alterar el funcionamiento normal de los comercios de la zona y haciendo de este lugar un circuito turístico integral, incluyendo a la zona de Pichincha al cordón cultural de la ciudad.
La apertura de este espacio promueve fuentes genuinas de trabajo, ya que los puestos fueron adjudicados a desocupados, que hallan aquí, un espacio cooperativo y de crecimiento colectivo.

Los rubros que participan de este mercado son vajillas y utensilios domésticos, bijouterie, indumentaria, blanco, libros, afiches y revistas, elementos decorativos, pequeños muebles, juguetes, fotografías, y otros objetos (todos con un mínimo de 25 años de antigüedad).

El Mercado Retro es un lugar de rescate de la memoria de los rosarinos. Un espacio para reencontrarse con el pasado, a partir de objetos que quedaron impresos en el recuerdo. Una propuesta que conjuga la generación de trabajo y el reencuentro con lo mejor de nuestro pasado (de la vida cotidiana).

¿Qué podemos encontrar?

El mercado retro es un centro de venta, compra y exposición de antigüedades y piezas antiguas y de colección. Es un verdadero shopping a cielo abierto orientado hacia los viejos objetos de la vida cotidiana de los rosarinos, predominan los articulos en uso durante el siglo XX, aunque se venden tambien piezas del siglo XIX y a veces anteriores. Asi, entre los objetos mas comunes, hay para la venta servicios de te, cafe, masas, vajilla completa y piezas sueltas de porcelana, loza y hasta de melamina. Se destacan las piezas creadas en Limoges, Francia o las de Bavaria, y las hay francesas, alemanas, inglesas, japonesas.

Junto a la porcelana hay vidrios y cristales: desde vasos firmados por los grandes maestros vidrieros franceses y bohemios de principios del siglo pasado, hasta delicadas miniaturas de animales, tulipas de las mas variadas formas y diseños o hermosos pisapapeles de cristal de colores. Hay licoreras, jarras, decanters, cocteleras, hieleras y una inmensa variedad de vasos y copas para todas las bebidas: vino, whisky, cognac, licor, sake, cerveza. En resumen, todo lo imaginable en vidrio y cristal.

No solo lo frágil y delicado

Pero no todo es frágil y delicado. En el otro extremo, pesadas herramientas de hierro o acero, que sirvieron para infinidad de actividades, muchas de ellas ya desaparecidas, conforman una fuente casi inacabable para coleccionistas o simplemente para la decoracion. Nuevamente, desde las mas precisa y extraña herramienta de mano hasta los incomprensibles aparatos que sirvieron para realizar alguna tarea ya totalmente superada… todo con los incomparables diseños de la revolucion industrial, el encanto del art nouveau o la originalidad y el desparpajo del art deco, magistralmente construidos en nobles materiales del pasado: cobre, bronce, hierro, alpacca y las mil y una aleaciones.

Casi junto a las herramientas, son una inacabable caja de sorpresas el instrumental de precisión, medición o calculo. Viejas maquinas calculadoras a manija, abacos, largavistas, prismaticos. Hay termometros, higrometros, barometros, balanzas, densimetros, instrumental medico y aparatos para la ingenieria y la agrimensura, como niveles, teodolitos y planimetros, reglas y cintas metricas de todo tipo y hasta modestas plomadas de brillante bronce. Y junto a ellos globos terráqueos, cartas de navegación y deslumbrantes instrumentos náuticos y marítimos: sextantes, octantes, brújulas y catalejos, timones, escotillas, boyas salvavidas, anclas…

Lo cotidiano está presente

También hay todo tipo de objetos de la vida diaria: desde sifones de vidrios de colores y mallas metálicas, hasta impactantes matafuegos de bronce. Desde pulseras de bakelita hasta hermosas campanas de vidrio con base de marmol. Hay dedales, candados, llaves y cerraduras gigantescas, cámaras de fotos con fuelle y de cajón, guiseras y soperas Limoges, hebillas, mates y bombillas, cuchillos y facones de plata o alpacca, viejos lapices de madera y portaminas de colección, cortaplumas, tinteros de todo tipo, frascos de farmacia con etiquetas increíbles, reglas y escuadras de madera, fonogramas y discos de pasta, artículos de bazar, cajas, cajitas y envases de todo tipo, sombrillas japonesas de papel de arroz y hasta un tragamonedas para poner en funcionamiento la pianola de un bar.

Joyería y numismática

Hay también hermosas joyas y alhajas, relojes y mas relojes, bijouterie y pequeños y delicados objetos de vitrina. Yesqueros, cigarreras y mordillos de plata, piezas de marfil, estatuillas, figuras y figurines de todo tipo. Hay viejas lapiceras de las mas famosas marcas, encendedores, ceniceros y todo lo relacionado con el tabaco y el placer de fumar, medallas, monedas, estampillas, postales, almanaques y calendarios, junto a libros, revistas y amarillentos papeles y documentos manuscritos. Hay publicidad en todas su formas: impresos, anuncios, chapas enlozadas, esmaltadas y litografiadas, y un sinnumero de articulos promocionales de todas las epocas. Hay instrumentos musicales y juguetes antiguos increibles, bicicletas, triciclos, sulkyciclos y remociclos! meccanos, juguetes de lata con mecanismo y movimiento, a cuerda o a fricción, autitos de colección, de lata, de baquelita, de plástico… hay trompos, baleros, muñecos y muñecas…

Está todo. Todo lo que usaron los rosarinos durante mas de un siglo para trabajar, para aprender, para divertirse. Todo lo que usaron para hacer grande esta hermosa ciudad y su zona. Está todo lo que usaron para vivir. Está toda la historia de Rosario y de su gente. Está todo Rosario.

A la altura de los grandes

Como en otras grandes ciudades, como en Córdoba o Punta del Este, como en El Rastro de Madrid, Els Encant de Barcelona o en San Telmo, en Buenos Aires, ‘El Retro’ de Rosario tambien es punto de encuentro de anticuarios y coleccionistas, amantes de las artes y las antigüedades, arquitectos y diseñadores, decoradores, vidrieristas y todos aquellos que buscan algo antiguo y hermoso para embellecer un ambiente, completar una colección o quedar bien con un regalo especial y único.

El mercado retro es en su conjunto un espacio cultural, comercial y turistico: es un verdadero museo de compras, un centro comercial y un divertido y sorprendente recorrido turistico. Es una fiesta. Domingo a domingo, se suceden en la feria espectaculos, bailes, clases de tango, patio de tango, sketchs comicos, desfiles, una radio abierta con grabaciones de radios de antaño… todo ello organizado por la Secretaria de Cultura de la Municipalidad de Rosario. La feria y todos los espectaculos son de acceso libre y gratuito.

Emplazamiento estratégico

Se encuentra en el centro de la zona turística mas hermosa de la Ciudad de Rosario, “la Ciudad Rio”: una sucesión de parques, plazas, paseos, ferias, exposiciones, centros culturales, restaurants, bares y confiterías, sobre la ribera del Río Paraná. Alli, en el centro del recorrido, cerca del Área de Protección Histórica del Barrio Pichincha y de la vieja estación Rosario Norte, antes estación Sunchales del ex Ferrocarril Mitre, actualmente sede de la Secretaria de Cultura y Educación de la Municipalidad, en el Parque Norte, todos los domingos y feriados, abren al publico casi 100 puestos de anticuarios: es “La Retro”, la mayor feria de antigüedades del interior del país.

Ubicación y horarios:

Av. Rivadavia y Pueyrredón
Verano: Domingos y Feriados de 10 a 21 h.
Invierno: Domingos y feriados de 10 a 19.30 h.
Sábado: opcionalmente a decisión del feriante: A partir de las 14 hs.

 

Aclaración Importante: barriopichincha.com.ar no tiene ninguna vinculación con los mercados, con la Secretaría de Cultura o con la Municipalidad. No organiza, la convocatoria, fija los requisitos, ni nada similar. Sólamente se limita a informar sobre el asunto.

2 comentarios

  • dario bonetto dice:

    buen día, por favor me pueden pasar las fechas de cuando se organizan esta ferias.
    Desde ya muchas gracias.

  • monica dice:

    deseo poder vender en el mercado, estoy fueradel circuito laboral normal y necesito trabajar. Actualmente vendo y compro para terceros y tengo mercaderia propia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la siguiente cuenta *