Nuevamente un tiroteo en el barrio

Willie Dixon
El popular boliche fue sede de un violento episodio.

Cuenta La Capital de hoy, que durante la madrugada, en la esquina de Suipacha y Güemes (en las cercanías de Willie Dixon) se produjo un tiroteo en circunstancias aún no conocidas (pero aparentemente vinculadas con internas en la barra brava de Rosario Central). Por el momento el saldo es de un muerto y un herido. 

El episodio, todavía confuso y en proceso de investigación, transcurrió a las cuatro de la madrugada en la esquina de Suipacha y Güemes. Un particular alquiló el local de Willie Dixon para festejar el 124 aniversario del Club Altlético Rosario Central. Cientos de hinchas festejaban en paz dentro de las instalaciones. A la salida, cerca de las 4 de la madrugada, en un grupo grande se inició una gresca en el descampado de Suipacha y Güemes, sobre las vías del ferrocarril. Un grupo de 40 hinchas (algunos alcoholizados) estaban a los cánticos y gritos en el carrito de hamburguesas de la esquina, cuando en el clamor de la fiesta un integrante le surtió un sopapo a otro.

A raíz de ese hecho, empezaron a volar trompadas, patadas y zarpazos por todos lados. Fue una verdadera batalla campal, hasta que uno de los golpeados tuvo una reacción desaforada. “No se aguantó las piñas, fue al auto y sacó un revolver para tirarle al que le había pegado, pero empezó a tirar y le dio a cualquiera”, comentó uno de los familiares de la víctima para La Capital. La pirotecnia, el ruido de las motos y los cánticos taparon los cinco disparos que se efectuaron.

Rosario3 pudo averiguar de fuentes policiales, que los disparos los recibieron dos hombres identificados como Cesar Navarro (28 años) y Walter -Pacuca- Larrea (32 años), mientras que el agresor estaría identificado, pero se encuentra prófugo de la justicia. De hecho, Navarro es hijo de Julio -cara de goma- Navarro, apodado “cara de goma”, quien resulta ser el segundo del Pillín Bracamonte, mientras que su madre es oficial de la policía de Santa Fe

Ambas víctimas fueron trasladadas por amigos y allegados al Hospital Centenario. Cesar Navarro (quien tiene antecedentes penales por delitos menores) ingresó con una herida de arma de fuego en la cadera, pero instantes después de ser atendido intentó fugarse sin alta médica. Momentos después fue recapturado por la policía y continua internado en el nosocomio.

En tanto Walter Larrea, presentaba “múltiples” heridas de balas en distintas partes del cuerpo y si su situación era delicada. Horas despues se confirmó su deceso.

El enfrentamiento se habría iniciado entre hinchas de Central que este jueves a la noche concurrieron a ese boliche de Pichincha a un festejo.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la siguiente cuenta *