A 20 años de la muerte de Olmedo

Olmedo y Porcel
Alberto -El Negro- Olmedo fue no de los próceres del barrio.

Un día como hoy, en la ciudad de Mar del Plata, hace 20 años atrás, dejaba de existir; uno de los mejores humoristas del país, y principal embajador de nuestro Barrio Pichincha: El Negro Alberto Olmedo. Ocurrió en un desagradable accidente, del cual se formaron muchas conjeturas. Lo cierto es que hace ya dos décadas, al manosanta ya no le tienen fe, ni se oyen las charlas de alto nivel filosófico entre Alvarez y Borges, el psicoanalista se quedó sin terapias, y el general de costa pobre ya no tiene problemas políticos. 

Desde este espacio, ya recorrimos ámpliamente su curriculum artístico en un artículo especial. No nos queda mucho que agregar. Por décadas, con su humor a grandes y chicos. Inventó de numerosos personajes y muy diversos, muchos de ellos inspirados en sus propios amigos. Su personaje de Piluso acompañó en las meriendas a dos generaciones de jóvenes, e incluso logró una multitudinaria convocatoria en el Estadio Luna Park consagrándose campeón de los campeones al ser el único que pudo derrotar a Martin Karadagian.

Supo rodearse de mujeres hermosas para su elenco, lo cual le generó un divorcio, pero de la mano de los hermanos Sofovich, escaló posiciónes y audiencia en enormes trancos. a crema de su carrera se da con el programa «No toca botón» de canal 9 hacia el año 1981 que continuaría por varios años. No obstante la llamada Fiebre Olmedo comienza en el año 1986.

En 1988, estando en compañía de su ex pareja Nancy Herrera, en un confuso episodio, se dice que quizas algo pasado de copas, quizás deprimido; quizás festejando el éxito de su obra teatral Éramos tan pobres, se trepo «a caballito» a la baranda del balcón del departamento de la calle Maral 89 que alquilaba en Mar del Plata y se precipitó al vacío. Y precisamente un vacío fue lo que dejó en el corazón de cientos de de argentinos. Moría el Hombre, nacía la Leyenda.

Nuestro barrio, que lo vio nacer y crecer; y del cual el Negro siempre fue tan agradecido, sufrió mucho el impacto de la noticia. Se sintió mucha consternación. Pero con el paso de los años, de a poco, y a medida que la leyenda se iba incrementando, el barrio le brindó su reconocimiento. Primero, denominando a nuestro Barrio como Alberto Olmedo (tal es el nombre oficial, y no Pichincha que es el nombre con el que se lo reconoce popularmente). Luego, le concedió un hermoso busto en las intersecciones de las calles Brown y Callao, lugar donde tambien funcion el Bar del Negro; y mas recientemente fue honrado con una nueva estatua de bronce realizada con los donativos de canillas, llaves. Si hasta Fito Paez le compuso una canción y popularizó el idioma Rosarigasino!!!

Hoy, su barra de amigos le rendirá homenaje: una misa a las 20, en la parroquia Inmaculada Concepción, de Catamarca y Riccheri. Y a las 21, colocarán una ofrenda floral en la escultura ubicada en Rivadavia y Pueyrredón. Luego, se sentarán en un bar para hablar de la vida.

Fuentes:

2 comentarios

  • Pablo Sepulveda dice:

    me encantaria contactarme con alguiuen que halla conocido mucho a olmedo.jente tambien del ambiente artistico.estuve este verano en mardel y me camine todo varesse,playa chica,muy melancolico,mirando el maral 39 y el balcon testigo de todo.

  • Pablo Picasso dice:

    Soy Uruguayo y vivo en España, he tenido la suerte de vivir y crecer con estos genios del humor, y solo sabemos lo grandes que han sido estos actores, los que hemos tenido la gran suerte de verles en television, que grande ha sido olmedo y el resto del equipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la siguiente cuenta *